Este fue el primer año que viví plenamente, sin vivirlo a través de los ojos ni la vida, ni las decisiones, ni las aprensiones, patologías, juicios o padecimientos de nadie, este año lo viví solo yo para mi y por mi, el año que viví sin miedo…

Me encuentro en la Riviera Maya pensando seriamente como hacerle para mudarme para acá, buscando colegios, viendo precios, hablando con los conocidos que se decidieron antes que yo, en fin, soñando porque así es como se materializan los sueños.

Independientemente de los sueños y proyectos, a diferencia de antes se que lo que decida hacer saldrá bien, siempre y cuando me enfoque en mantener una buena salud y eso es lo más cercano a un propósito que tengo.

Pero el punto no es lo que quiero hacer, ni lo que hice, tampoco mis sueños o proyectos, el punto es celebrarte a ti que me lees, a ti que decidiste confiar en que podría aportarte algo con mis palabras y que sigues este blog, el punto es celebrarte agradeciendo la maravillosa fortuna de que me leas, en serio…GRACIAS.

Tengo muchos sueños y muchas esperanza y hoy, desde esta ubicación privilegiada que me ha permitido descansar y relajarme te deseo el mejor año de tu vida, que todos tus proyectos se hagan realidad y que crezcas mucho.

Solo somos responsables de lo que nuestro entendimiento nos permite comprender, de lo que nuestro corazón nos permite amar y de lo que nuestros actos nos permiten rasgar en el velo de la existencia, nadie y nada más que esto es cierto y por eso es que la única realidad absoluta es que nada es un problema…NUNCA.

Así que, ¡bienvenido 2016 te espero con ansias recabronsisimo hijo de puta!

Anuncios