553358_940029352675334_6037460307583589971_n

Audífonos en los oídos, suena “Rock and Roll” de Led Zeppelin, es lunes, inyecto vitamina directo al alma, un acelerón para arrancar motores, nada como un buen rock and roll, de esos que sanan, de los que exorcisan o te meten el diablo, cualquiera de las dos.

En esta telaraña neuronal de recuerdos y memorias, de olores y vivencias, viajes y experiencias hay lugares que instalan una puerta backstage al corazón, uno de esos lugares se llama Rock Blvd. y putamadre que bien lo hacen, hacía mucha falta en La Laguna un lugar como estos en donde te concentres en fuckin rockear, ahí no hay fancy alitas con salsa de mango-chipotle, no hay salitas lounge para que los paparazis locales te saquen en las revistas de socialitos de la localidad, ahí no vas a lucirte con tu ruka ni a tirar rostro, ahí tendrás siempre la puerta abierta pero no te garantizan que tengas una mesa porque si, se atasca chingón y eso es lo más importante porque vas a una única cosa: escuchar rock en vivo de la mejor manera que puedan escuchar tus oídos no sólo en la comarca sino en el norte del país estoy seguro.

Una vez que llegas te sientes fuera de la ciudad, entras a otro universo, es un vortex en donde la única regla es gritar cantando o cantar gritando, como quieras, pero no te confundas, el caos es un experimento fantásticamente ejecutado gracias a Sunday News y la impecable ingeniería de sonido que brinda Abdo, no es fortuito que te encuentres a Pedro en la barra o en la caja o en la vorágine maldita que se convierte en un bendito caos de música, se trata de un proyecto al que le han metido corazón, un lugar inolvidable en medio del corredor nocturno más importante de Torreón, el alma obscura de la laguna, ahí, en medio de tantas opciones Rock Blvd. no levanta la mano para reclamar su importancia, llegó para sentar un precedente necesario, llegó para quedarse.

La música suena más fuerte que nunca, ¡todos estos cabrones son virtuosos! sin aturdirte más que por tu mal cálculo al beber ese bourbon y, ¿por que no? si esta generación maravillosa sigue latiendo, orgullosa y llena de vida, es nuestra hora y nuestro momento… si…

con las botas puestas.

Oh yeah!

Anuncios