milenio-obra

Realmente estamos absolutamente solos, el existir y coexistir en sociedad solamente nos hace tener la ilusión de la compañía, queremos creer que por tener hijos, pareja, familia o amigos no estamos completa, fatal y terriblemente solos pero lo estamos, siempre lo hemos estado y siempre lo estaremos.

Es el conocimiento de esta condición y no la condición misma lo que nos obliga a creer en panaceas, cualquiera que éstas sean; a pocos les gusta leer la verdad porque no vende pero esta es la verdad, no es bella ni agradable ni color de rosa, muestra las putas fauces sanguinolientas y apestosas y luego nos destroza masticándonos poco a poco.

Y duele.

Es el precio que conlleva el estar vivo, la experiencia del dolor, y es incluso el precio que se paga por tener el conocimiento de la verdad, la curiosidad mató al gato y las respuestas que se buscaban llegan de repente, de pronto, como una epifanía maldita que nos perseguirá a cada momento de nuestras vidas.

Life is a flat circle.

Paranoia y mareo, ansiedad de antesala a la depresión, dolor y tristeza pero nunca amargura, aun quedan ganas por vivir, por trascender, por hacer, por ser.

¡Cuanto cuesta la congruencia! Y cuanto duele la verdad…al principio.

Caminemos

Anuncios