Imagen

Cada cumpleaños me abruma. 

Tal vez quienes me han conocido poco o sólo en un ámbito podrían pensar que no me gustan los cumpleaños, la verdad es que no me disgusta estar un poco mas de tiempo en este plano existencial (todos esperamos a Godot) y mas con la semana que ya en su adolescencia de miércoles se antoja de maravilla.

Hoy el día inició de la mejor manera: regresé a la radio, sin embargo la sensación no fue de retorno mas bien se sintió como una pequeña pausa en el camino. Entré a cabina con la emoción del primerizo, un tanto cohibido por encontrarme alrededor de las voces que escuchamos todas las mañanas, voces que han dejado de pertenecerles a sus anfitriones para convertirse en propiedad de cada uno de los radioescuchas y debo decir que la calidez y las sonrisas de quienes me recibieron de inmediato me hicieron sentirme en casa…otra vez.

No se trata nada mas de una empatía que se da y se agradece sino de una identidad mutua entre intereses e intelectos, debo confesar que me sentí sumamente cómodo al charlar con Marcela Pámanes, Diana Torres y Juan Ceballos, es un honor estar con y aprender de ellos. Gracias Marcela, es sumamente refrescante escuchar elegancia y calidez.

Por otro lado este sábado me festejo, tomaré un taxi con mi esposa al Golden Age, llegaremos puntuales a las 8 de la noche, antes de las 2 de la mañana nos iremos a casa. Espero en el inter ver a quienes me desean el bien en ese lugar. Y que los mismos tomen la precaución de no manejar si han bebido.

Sigo escribiendo, sigo creciendo, sigo trabajando y ahora he vuelto a la radio. Gracias a todas las personas que se alegran por mi y que me leen y me escuchan en los diferentes medios que me han abierto las puertas de su casa. Gracias de corazón a todas y todos.

He llamado a mis 36 años “Bienvenida decrepitud” porque estoy convencido de que todos los fantasmas (o su mayoría) han desaparecido, decrépitos espectros que me han dejado por fin estar en paz y decidir conquistar la felicidad, a pesar de lo arjonesco y cohelista que esto suene…

Arrieros somos…

y si nos vemos…

nos saludamos.

Anuncios