Dos ruedas


La piel quemada, ceniza, tostada.

El aire entrando por el casco, el ruido de la moto recordándote que casi flotas en un plano en el que los otros no.

La mano derecha controlando la velocidad casi con vida propia, la izquierda dando trámite cada vez que cambias la velocidad.

El pie derecho firme, el izquierdo en constante movimiento.

La vida pasando acelerada a tu alrededor.

Una sonrisa que surge desde el corazón y la constante reafirmación de que es la mejor decisión que has tomado: comprar una moto.

Sabes que volverás a caer y la caída será fuerte, ojalá no sea mortal pero va a doler y mucho.

Pero vale la pena.

en solangeJTB

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s