Paradoja


Se levantó de prisa, la parranda de la noche anterior le había dejado un dolor de cabeza que no podía eliminar, a su derecha: los cigarrillos. Encendió uno, le dió una fumada y pensó en el daño que se estaba ocasionando, “me estoy matando lentamente” pensó.

Antes de levantarse recordó casi todo, lo invadió el arrepentimiento. La ansiedad tomó control de su cuerpo y de sus pensamientos. No podía respirar, su corazón latía cada vez mas fuerte y rápido y un sudor frío le recorría las sienes mientras su mente no paraba de pensar.

Sonó el teléfono: “¿donde estás?” le dijo la voz de una mujer.

“Estoy detrás de ti evitando que pase lo de ayer” le dijo el.

La mujer aún vive.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s