Hace un año exactamente estaba en una posición que no me gustaba, en el lugar correcto (lo sigo creyendo) pero en circunstancias muy adversas, odiaba mi trabajo, tenía a mi familia lejos y seguía atascado en “glorias pasadas”.

Seguía esperando que me ofrecieran un trabajo porque no conocía la libertad que otorga la generación del dinero con talento, esfuerzo, constancia y sobretodo fe en los proyectos.

Mantenía viejos rituales sin sentido como llamarle a gente que nunca me ha llamado en la noche de navidad o año nuevo, mandar largas cartas con mensajes que no eran apreciados por muchos “amigos” cuyo comportamiento era mas bien el de enemigos, y cursilerías de ese tipo.

Aunque ya había logrado deshacerme del sobrepeso que me tenía enojado todo el tiempo conmigo mismo mi salud no era la mejor, fumaba y bebía, lo sigo haciendo pero con una diferencia: yo decido cuando y cuanto.

Hace un año exactamente mis hijos me veían como un padre lejano, ausente, un monigote que después tendrían que eliminar con un psicólogo en algún momento de sus vidas.

Hace un año Gaby y yo nos dolíamos mucho en la distancia.

Hace un año vivía en la “sagrada nómina” del gobierno federal, que da certeza y tranquilidad y que, poco a poco, mata, es la zona de confort mas peligrosa.

Hace un año permitía todo tipo de agresiones de todo mundo, unas las identificaba, la mayoría no, pero pasaban sobre mí como si nada, juntando mas y mas coraje y frustración dentro de mi ser de por si ansioso.

Hace un año no tenía este blog, ni soñaba con estar en radio, ni pensaba en poder tatuarme ni hacer ejercicio y alimentarme correctamente ni creía ser capaz de ser disciplinado, constante, exitoso y dedicado.

Hoy sé que debo trabajar para mejorar mis ingresos, que no hay tal cosa como tiempo libre si se está ocupado creando, generando, buscando el sustento de mil maneras. Hoy identifico muchas de las sensaciones que me hacen actuar de una u otra forma. Hoy me reconozco como soy esencialmente y atiendo mis necesidades. Hoy se que proyectos de vida seguir y cuales simplemente no tienen sentido. Hoy vivo plenamente en familia y todo alrededor de mi pareciera funcionar mejor que nunca.

Hoy soy feliz.

Este año será de mas aprendizaje, este es el año en el que Gandalf The Grey se convierte en Gandalf The White….

Anuncios