Cada día que comienza me doy cuenta que la vida se parece mas a los sueños y los sueños se asemejan cada noche mas a la vida, tal vez es la certeza de que se están alcanzando las metas y de que todo es posible.

Sin duda el día a día trae consigo retos que antes nos parecían problemas gigantes cuando lo único que verdaderamente importa es la fortaleza interior y el seguirse amando; me refiero a estar enamorado de lo que se hace, de uno mismo, siendo congruente con quien verdaderamente se es.

Esa fortaleza interior, ese deseo de vivir y de que ya llegue la mañana, ese sentimiento de desperdicio de tiempo al dormir y de querer seguir trabajando, pensando, creando, haciendo, planeando, riendo, viviendo, solo se puede aplacar siendo consciente de que la mente necesita descansar para seguir trabajando.

Inhala y exhala lentamente, controlando tu naturaleza, piensa, analiza, calma, sigue, controla tus emociones y sobretodo canaliza, que nada es mas importante que el hecho fundamental de que estás vivo y listo para un día mas, una hora, un minuto mas que te hace mas fuerte, mas sabio, mas productivo.

Sin duda los problemas cotidianos no terminan, y a veces tratan de ganar la batalla con victorias pequeñas que no tienen importancia, lo único verdaderamente importante es ver los toros pero desde la barrera (a menos que tengas el arte y la magia de ser torero), tomarse un minuto, dimensionar correctamente las cosas y ser muy ágil, ser ligero, no significar peso para ti ni para nadie y ser adaptable a toda circunstancia, ya que todo mundo quiere y necesita de un sujeto así en alguna parte, nunca de aquellos cuya parafernalia cuesta mucho y reditúa poco.

Condúcete como un ente cuya soledad es por elección, cumple con tus obligaciones y paga tus deudas. Aprende que tus padres no son el mejor ejemplo, tienes la obligación de ser tu mismo y no vivir sus vidas para que puedas, después de esto, amarlos como son.

Confía siempre en tu intuición.

Aprende a construir tu propio juicio y nunca te dejes influenciar.

No permitas agresiones, por menores que estas sean, ya que no existen las bromas que no traigan algo de verdad, no juzgues si no quieres que te juzguen y aprende a amarte a ti mismo antes que a nadie, y esto nunca lo olvides, primero eres tu.

Imagen

Anuncios