ImagenHace ya algunos años vi una película que se convirtió en una de mis favoritas, “Somewhere in time“, cuya traducción es la excepción a la regla que dice que todo título de película traducido en nuestro país debe apestar, aquí la conocimos como “Pide al tiempo que vuelva”.

Jeannot Szwarc es el director de esta joya cuya cursilería es tal que practicamente es capaz de ocasionarte cáncer. Szwarc no es un reconocido director de películas (filmó Supergirl y Jaws 2 mon dieu!) sin embargo ha dirigido para la televisión varios capítulos de series populares como Grey´s Anatomy (serie cuyo título juega con el nombre propio de la estelar y el nombre de la obra de anatomía escrita en 1858 por Henry Gray conocida como Gray´s Anatomy) y Fringe, serie que es mi debilidad, a pesar de sus constantes errores lineales en la trama.

Por otro lado, Richard Matheson es quien escribe la novela y la adaptación al cine, el es conocido por esta y por otras novelas y adaptaciones como “I am legend”, historia que ha sido filmada al menos en dos ocasiones anteriores con estelares como Charlton Heston y Vincent Price en “Last man on earth” y “The omega man“, a esta novela debemos la popularización, que no el nacimiento, del género de terror zombie.

El hecho es que recordando esta película me puse a pensar de que escribir y hablar de los viajes a través del tiempo y su posibilidad. Lo primero que descubrí es que la idea de los viajes en el tiempo está de alguna manera documentada en la literatura y el concepto de viajar al futuro es, tal vez, mas antiguo que el de viajar al pasado, como si el hombre moderno añorara el poder cambiar el pasado y el hombre antiguo deseara que llegara su futuro.

En fin, el primer antecedente escrito de un viaje en el tiempo se encuentra en el sánscrito hindú Mahbahratha que cuenta una parte de la historia del rey Revaita o Kakudmi quien, convencido que no había en la tierra un hombre digno para su hija va a verse con el creador de todo, Brahma, quien los recibe a el y a Revati su hija no sin antes hacerles esperar mientras escuchan una canción que para ellos dura unos minutos pero que en la tierra han significado décadas.

La idea de los viajes al pasado es mas moderna y la encontramos en novelas como “Memorias del siglo 20” de Samuel Madden en donde un ángel viaja de 1998 a 1728 para entregar unos documentos al personaje de la historia.

Para dimensionar la complejidad que adquiere el viajar al pasado hablemos de la paradoja del abuelo o la paradoja del viaje en el tiempo que plantea la siguiente pregunta: ¿que pasaría si viajáramos al pasado y matáramos a nuestro abuelo antes de que engendrara a nuestro padre?.

Por otro lado, Stephen Hawking ha sostenido a través de su Conjetura de la protección de la cronología que los viajes en el tiempo no existen aun ya que no estamos siendo invadidos por “turistas del futuro”. Se le llama así ya que en uno de sus trabajos Hawking habla de una ficticia agencia de protección cronológica para aseverar sus conjeturas, extraída seguramente de alguna novela de ciencia ficción.

Todo esto me lleva a pensar en la nueva película de Joseph Gordon-Levitt y Bruce Willis, “Looper” que trata sobre un asesino a sueldo que vive en los 50´s y a quien le envían desde el presente-futuro a sus víctimas para que las aniquile, la trama gira en torno a la paradoja siguiente: su YO futuro es enviado a su YO pasado para que lo mate, si el joven asesino mata al viejo crecerá con el conocimiento de como fué asesinado y esto imposibilitará este hecho en el futuro haciéndolo altamente improbable, y si el viejo asesino mata al joven esto borrará su existencia del plano realidad, la cuestión es: ¿como hará Hollywood para que nos traguemos otro churro mas? a no ser que se vayan por la exótica explicación de universos paralelos lo que produciría un film largo y extraño…

Ah, y por favor, dejen de hacer lo que no están haciendo…

Anuncios