Hoy en la mañana desperté, como muchos, con la noticia de que Alonso Lujambio había fallecido. Perdió la batalla contra el cáncer de médula que le aquejaba hace 9 meses según he leído. Fue triste ver a un hombre fuerte, joven, inteligente, congruente y ejemplar consumirse de esa manera, sin embargo creo que el cáncer no lo humilló, al contrario, fijó en nuestras mentes la imagen de un valiente que se creció a su enfermedad y la enfrentó con determinación y con un gran deseo de seguir viviendo.

Al enterarme publiqué en twitter que en un universo paralelo Alonso es Presidente electo después de haber ganado de manera contundente las elecciones presidenciales de México, goza de una excelente salud y convoca a un proceso de paz y reconciliación nacional; encabeza, en mi imaginación al menos, un gobierno muy parecido a una coalición en donde reina el sentido común y un profundo amor por la patria.

Pero esto solo sucede en un universo paralelo.

¿Que es un universo paralelo?

Una hipótesis física, que tiene que ver con el principio de incertidumbre que sostiene que un espectador, por el hecho de estar viendo un fenómeno le afecta y afecta a sus resultados. El principio fué formulado por el físico alemán Werner Heisenberg en 1927, en 1932 recibió el Premio Nobel de Física y su principio contribuyó a la formulación de la teoría cuántica que ha dado como resultado las mediciones mas exactas que haya hecho la humanidad, se puede afirmar sin temor a equivocarse que el reloj atómico es una consecuencia de la mecánica cuántica.

Pero para nosotros los profanos de la ciencia es mas sencillo entender que los universos paralelos son otras realidades cuya explicación teórica existe en el mundo de las ciencias exactas aun como teoría y que enfrenta el examen de la corroboración científica. Michio Kaku afirma que la energía que se requiere para comprobar algunas teorías, sobretodo la de la unificación o la Gran Teoría del Todo es tan inmensa que la cantidad de colisionadores de energía que se requeriría construir es física, tecnológica y monetariamente imposible en nuestro tiempo.

Sin embargo, hay artistas que se han visto influenciados por las ciencias exactas, la teoría de una cuarta y quinta dimensión vió nacer al surrealismo y al cubismo, como ejemplos el Cristo interdimensional de Dalí y las Damas de Avignon de Picasso. En la música, y toda proporción guardada, Ismael Serrano grabó un disco llamado “principio de incertidumbre” basado en lo que Heisenberg postulaba y llevado a figuras literarias musicales.

Esta producción es un disco grabado en vivo con temas de sus trabajos anteriores y contiene canciones muy conocidas por sus seguidores, una de ellas está escrita para la Plaza Garibaldi de la capital de nuestro país, la plaza en donde está El Tenampa, ese cuasi templo donde José Alfredo y Chavela se hicieron gigantes (y también sus borracheras), y cuyo nombre se debe a un revolucionario nacido en Australia y nieto del héroe italiano llamado Giuseppe Garibaldi, de quien heredó el nombre y al parecer lo rijoso y que anduvo peleando en nuestro gran conflicto armado de 1910, la raza le llamaba Peppino, por la traducción juguetona de su nombre italiano. La plaza mariachal de la que María Félix dijo alguna vez que olía a orines (lo cual era cierto) lleva su nombre en honor a este personaje desde 1921, fecha en la que se conmemoró el primer centenario de la Consumación de la Independencia Mexicana.

En lo personal puedo asegurar que estar en ese lugar multiplica de manera exponencial las posibilidades de que te transportes a otro universo, sobretodo después de algunos tequilas…

Anuncios