Cuando alguien tiene vocación para algo, algún oficio, carrera, tiene el camino trazado desde lo interno, desde el corazón, cuando las esperanzas de ese alguien se ven destrozadas por los intereses oscuros, malsanos, perversos de los hambrientos de poder, eso se llama asesinato…
de sueños
de esperanza
de verdad
de ideales
es la ignominia, la supina estupidez, el magnicidio del espiritu que busca en los demás sintonía y encuentra simulación, encono, jauría indomable de bestias ambiciosas, sedientas de poder, avariciosas creaturas que nada piensan, que nada temen y que creen que nada deben…
 
Que hacer cuando sucede algo así, el encono logra que el trabajo y la vocación se alejen de la mente, el músculo fatigado por el pensamiento y el destrozado corazón no dan para mas, la vista se cansa y la palabra que sale de la boca solamente puede llevar consigo la pus del coraje que no perdona la traición…
 
Que hacer cuando esto sucede, cuando los amigos, (que no lo fueron nunca) dejan abandonado al caído, cuando todo el mundo parece ver solo por uno mismo y no ven la única verdad, la de la especie, la del equipo, la del grupo…
 
Que hacer con una puñalada encajada en la espalda, sangrante, doliente, amarga, hirviente…
 
¿Claudicar?…¿seguir?…¿simular?…
 
en la era del egoismo, los hombres que solo ven por ellos mismos son los que parecen triunfar, la batalla esta perdida, la guerra apenas comienza… la política la hacen hombres malos… y buenos.
 
 
Anuncios